OZONO EN EL AGUA DE SU HOGAR

El Ozono es el desinfectante natural más eficaz que se conoce. Diluido en el agua elimina todo tipo de virus, bacterias, hongos, algas, quistes de parásitos, etc. (incluido el germen de la Legionella), todo ello sin provocar la formación de compuestos tóxicos, ni dejar residuo alguno y proporcionando un agua exenta de impurezas, idónea para el consumo y de unas características extraordinarias.

El tratamiento con Ozono en el agua garantiza una alta calidad para el consumo doméstico contribuyendo a mejorar la salud.

Frutas, verduras, pescados, etc., lavados con agua ozonizada garantiza una total desinfección de estos perecederos alimenticios.

El mismo efecto es aplicable a recipientes, biberones, tetinas, frascos, lentillas, etc., sumergidos en agua ozonizada durante cinco minutos únicamente.

Al beber el agua ozonizada, repercute favorablemente en la prevención de enfermedades gastrointestinales que, normalmente, se originan por ingestión de frutas o verduras contaminadas y por acción de productos químicos (insecticidas, conservantes, etc.)

 

El agua ozonizada tiene un efecto beneficioso sobre la mucosa gástrica en caso de gastritis, úlceras gastroduodenales y algunas parasitosis.

 

EL OZONO + AGUA ACTUA DE FORMA BENEFICIOSA EN:

  • Aparato circulatorio.
  • Sistema nervioso (depresión, estrés, insomnio, agotamiento)
  • Obesidad y celulitis
  • Alergias, eccemas, migrañas
  • Anemias
  • Problemas hepáticos
  • Reuma, artritis, gota
  • Elimina radicales libres que intervienen en el envejecimiento.

 

Los baños o duchas con agua ozonizada actúa en forma de un relajante y tonificante muy eficaz. Reduce, e incluso hace desaparecer los síntomas del estrés, ansiedad, etc. Además, cura varices, úlceras varicosas, etc.

En el aseo corporal tiene unos efectos realmente espectaculares proporcionando una higiene completa, limpiando los poros profundamente, llegando, incluso, a hacer desaparecer la caspa dada su acción sobre el cuero cabelludo, sin emplear compuestos o sustancias jabonosas.

La profunda limpieza de la piel se plasma en breve tiempo en un aspecto rejuvenecido de la dermis que sentirá más tersa y sana.

En cualquier caso y aspecto, el agua ozonizada evita la contaminación química que otros productos ocasionan, como por ejemplo la lejía. Al eliminar el cloro del agua, estamos contribuyendo a la preservación del Medio Ambiente. El cloro, a la vez que un desinfectante, es un potente contaminante.

El Ozono tiene un efecto blanquearte que potencia la acción de detergentes y reduce sensiblemente su consumo para conseguir mejores resultados. No sólo hace disponer de agua inodora y absolutamente insípida sino que, además, transfiere estos efectos a los sanitarios que siempre permanecerán desinfectados y sin olor.

En la cocina normalmente muchos productos impregnan las manos de sus olores característicos. El ajo, por ejemplo, imprime un olor difícil de hacer desaparecer. El agua ozonizada, sin necesidad de jabón, elimina totalmente estos olores desagradables.

A la hora de cocinar, el agua ozonizada no sólo supone una total seguridad de desinfección y descontaminación de los alimentos, sino que, además, consigue guisos de máximo sabor. El café, por ejemplo, le sabrá sólo a café.

Las propiedades del agua ozonizada en el hogar son innumerables. Por ejemplo, cabe reseñar la importante influencia en las plantas (macetas o jardín), regadas con este tipo de tratamiento.

El agua ozonizada aporta magníficos beneficios a la salud de personas, animales y plantas. Su instalación es sencilla y su coste muy pequeño.

El agua ozonizada está siendo utilizada para tratamientos de enfermos afectados por el SIDA. El doctor Pérez de León ha manifestado que aumenta la inmunidad entre un 25 y un 30% y que “Es beneficiosa para cualquier enfermedad”.

También se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de descontaminación etílica y de los efectos de la drogadicción

Subir
Diseño Web nlocal