EL OZONO EN RESIDENCIAS Y CENTROS DE LA 3ª EDAD

EL OZONO EN RESIDENCIAS Y CENTROS DE LA 3ª EDAD

En las residencias ozonizadas los internos y trabajadores subren menos riesgo de contagio y mayor calida de vida.

Es indiscutible que día tras día el número de ancianos, crece alcanzando porcentajes elevados, en determinados países por su calidad de vida llegando a alcanzar más de un 20% de la población total. De todos ellos, en nuestra sociedad actual, hay cada vez un mayor numero de ancianos, que se sienten mejor si se insertan en una estructura social (sobre todo para huir de la soledad), lo que evidencia una tendencia, en función de las necesidades de la sociedad, a crear centros o residencias de la tercera edad ya que en la mayoría de los casos no pueden ser atendidos en las debidas condiciones por sus familiares.

 

Estamos asistiendo hoy en día y desde los distintos estamentos sociales, a una serie de mejoras indiscutibles mejores prestaciones económicas, una mayor consideración de la sociedad, y sobre todo los avances en su favor en el campo de la medicina que han aumentado considerablemente la longevidad, por lo cual estos centros de la tercera edad en muchas ocasiones se ven desbordados.

Encontrándonos que en la mayoría de estos, se dan una serie de problemas que disminuyen la calidad de vida que les pertenece.

 

En estos centros por lo tanto es muy común la existencia de un ambiente enrarecido, creado fundamentalmente por el olor corporal que es muy fuerte en estas personas y que desprenden los medicamentos que les suministran, etc. Todo esto fomenta una sensación de aire impuro, y poco saludable.

 

Con la utilización de Ozono, se pueden en gran medida evitar estos problemas, sobre la base de sus dos funciones fundamentales como son: el poder DESODORANTE  y DESINFECTANTE. El poder desodorante, radica en su gran capacidad para degradar una amplia gama de moléculas, que por su volatilidad impregnan el aire interior.

 

Los centros de la tercera edad en general, son bastante herméticos en muchos casos con escasa aireación natural, para evitar corrientes de aire que pudieran provocar trastornos a los ancianos llevando como apuntábamos anteriormente a una situación ambiental poco agradable.

 

Al visitar las residencias como familiares o amigos, nos damos cuenta que estas condiciones ambientales, nos crea una sensación algo desagradable donde también se ven afectados por este problema el personal que trabaja en estos centros, con mayor intensidad incluso que los ancianos por su mayor capacidad de percepción de lo que sucede.

El Ozono consigue purificar en gran medida el ambiente, haciéndose su uso muy recomendable, notándose en poco tiempo su gran eficacia en este sentido y así tanto visitantes como internos y empleados podrán obtener unas mejores condiciones de estancia y trabajo.

 

En estos centros con una clara elevación de la temperatura, estimula la sudoración en los ancianos. El olor corporal, cuyo origen esta en los derivados nitrogenados del sudor, es neutralizado por la acción del Ozono(O3). Por otra parte, destacar, el hecho reconocido de que con la vejez, existe un proceso de disminución sobre el control de los esfínteres, de tal manera que en ciertas zonas como los aseos y en base también a una mayor torpeza de movimientos, en muchas ocasiones, las evacuaciones, no están controladas, dejando restos, que provocan fuertes emanaciones muy recomendable al eliminar residuos nitrogenados componentes clásicos del orina, reduciéndolos a partículas carentes de olor. Otro tipo de olores, que contribuyen a ensuciar el aire interior en estos centros, como en muchos otros, son los procedentes de las cocinas que pueden llegar a invadir otras estancias del centro. En estos casos, el OZONO, igualmente reduce considerablemente estas emisiones creando una barrera altamente eficaz evitando su propagación fuera de la cocina.

 

Precisamente, lo que se pretende en este tipo de centros es evitar situaciones de estrés para los ancianos, ya que al tener el organismo deteriorado, es posible que se dé una activación anormal de unas moléculas (catecolaminas) que pueden significar una amenaza para la salud. El Ozonoen la medida que ejerce una acción desodorante y por tanto purificadora, contribuye a un ambiente relajante.

 

Los contaminantes del aire interior: el polvo, fibra de vidrio, microorganismos, etc., son transportados fácilmente a través de los conductos del aire acondicionado, diseminándose por todo el edificio, originando procesos alérgicos e incluso infecciones. Los ancianos en estas condiciones, pueden sufrir aún más los problemas de este tipo de edificios. Luego, se hace recomendable la utilización de Ozono, ya que por su poder purificador, evita en gran medida la recirculación de los contaminantes del aire interior.

Por último, dejamos constancia de múltiples experiencias altamente positivas que se han obtenido en las residencias de ancianos, siendo conscientes que tanto los ancianos como los empleados de estas residencias, están muy satisfechos con las nuevas condiciones ambientales que ha proporcionado la ozonización.

 

 

REFERENCIAS DE CIENTÍFICOS RECONOCIDOS

PASTEUR:“Con el aire respiramos la mayor parte de nuestras enfermedades, en contacto con OZONOlos microbios quedan quemados y las toxinas destruidas.”

RENAUD LAPORT:“Eliminando las impurezas del aire al esterilizarlo con OZONOse eliminan en el 98% las probabilidades de contraer enfermedades infecciosas.”

Subir
Diseño Web nlocal